• ElenaInurrategui

Latinos en Dreamforce - Un post personal.

Actualizado: 11 de oct de 2018


Hace 2 años tuve el honor de quedar seleccionada para programa de MVP de Salesforce. Básicamente, se trata un programa que reconoce a personas en la comunidad por su liderazgo, experiencia y generosidad en compartir conocimientos.


Ese año llegué a Dreamforce - el segundo al que asistía- llena de emociones y expectativa por vivirlo de otra forma, desde otra perspectiva. Pero nada salió como yo esperaba.


El primer día, tuve esta conversación con alguien a quien yo admiraba:

  • Yo: "¡Todavía no puedo creer que soy MVP!"

  • Otro: "¡Yo tampoco puedo creerlo! Y, para serte sincera, mucha gente se está preguntando por qué lo sos".

Fue el final de mi DF´16. Estuve el resto del evento escapándome de la gente, un poco perdida, no encontrando mi lugar. Muy insegura de cada paso que daba. Cada vez que hablaba en inglés mi cabeza me corregía, no podía ser ni fluida y ni espontánea. Mis nervios me jugaban una muy mala pasada. Ese comentario resonaba en mi cabeza constantemente, llenándome de interrogatorios: ¿por qué me habrán elegido?, ¿soy sólo una cuota que debe cubrir el programa?, ¿no soy lo suficientemente buena para ser parte?, ¿en qué me equivoqué?.


El último día de ese Dreamforce, otro MVP se acercó a conversar conmigo (claro, estaba al tanto de aquella charla). En pocos minutos, me recordó que cada MVP tiene su razón para estar ahí, y que tenía que confiar en el equipo que me había elegido. Confianza, esa palabra tan recurrente.


Siguió un año de muchísimo trabajo. Luchando permanentemente contra el síndrome del impostor. Buscando mi lugar y mi voz en la Comunidad que tanto me dio. A fuerza de muchas otras charlas, y otras tantas reflexiones, pude entender lo siguiente:


Soy una MVP latinoamericana. Mi aporte a la comunidad pasa por ayudar a ONGs y personas desde México hasta Argentina, por visibilizar el potencial de Salesforce en sus organizaciones y en sus carreras.


¿Pero hay lugar para MVP latinoamericanos? ¿Importamos? ¿Podemos ser parte de esta comunidad que muchas veces se siente que habla un sólo idioma y está muy localizada?


Sí, sí y sí.


En DF´17 conocí MVPs de todo el mundo. Como las chicas de DreamOlé que trabajan en la comunidad española. Aprendí que lo que nos hace diferentes es lo que muchas veces nos hace resaltar. Pude abrirme, conectar y volver a confiar en mí. Fue un a experiencia completamente distinta, que disfrute de principio a fin.


Y DF´18 fue una confirmación de esto. Mark Benioff llamó a este Dreamforce La celebración de los Trailblazers. ¡Nuestra celebración! La de los que estamos ahí fuera recorriendo el campo de trabajo, lo que viven las organizaciones, los usuarios, los consultores... la Comunidad.

Y para los latinos, sí se sintió muy fuerte. Fue una reunión de amigos y colegas, donde la diversidad tuvo un protagonismo único.


Algunos de mis hitos favoritos de este año fueron:


Sesiones lideradas por Latinos: hubo muchísimos latinos exponiendo su trabajo. Con Tribo acompañamos a Carlos Garrido de Universidad de San Andrés y a Kike Ramirez de Techo mostrando el trabajo que viene haciendo con Salesforce hace mucho tiempo.

Sofía Mata - si todavía no la siguen en Twitter se los recomiendo-, es el mejor aliado que tenemos los latinos dentro de Salesforce. En esta conversación de Twitter pueden ver ver varias de las sesiones donde exponían latinos y buscar las grabaciones.


Latinoforce Fiesta y eventos varios: Más que nunca me llegaron invitaciones a eventos de Latinos. Desde desayunos a cocktails. Pero quien resaltó fue la Latinoforce Fiesta. No sólo porque es la mejor fiesta en Dreamforce, sino porque es el lugar donde sé que puedo saludar a todos con un abrazo sin dudarlo; donde conecto con otras personas de Latinoamérica y se gestan ideas de eventos locales; donde veo a mis clientes y compañeros descansar de tanto inglés e interactuar de una manera más natural, creando relaciones que van a durar en el tiempo.

En un evento de 171.000 personas, esa fiesta es el lugar donde sé que voy a encontrar al resto de los Trailblaizers de la región, para afianzar nuestras relaciones y recordarnos que Salesforce es global. La comunidad es global.

Gracias al equipo de Latinoforce por darnos siempre este espacio: mi pequeño oasis de cada Dreamforce.


El Nonprofit Keynote. No puedo hablar de latinos en Dreamforce sin decirles que este año el Keynote fue muy especial para mi. Quiero agradecer al equipo de Salesforce.org por darme un espacio en él para contar la historia de la comunidad latinoamericana del Power of Us (#alerta espacio publicitario: súmense al grupo En español). Ojalá haya inspirado a algunos a sumarse y a otros a dar la bienvenida a nuevos miembros, sin importar dónde vivan o el idioma que hablen.


Si querés ver la Keynote completa, la podés encontrar en este post.


Brindo por un Salesforce más diverso, y ya con ganas de ver qué nos depara Dreamforce´19.